ens agrada aquesta promoció del geoloDia!!!

Geolodía, mira lo que pisas

link a l´article

ELENA SOTO

Martes, 7 mayo 2019

Esta iniciativa de divulgación geológica realizará en Mallorca un recorrido de 135 millones de años por la península de Artá, un enclave en el que ha quedado registrada información relevante que permite reconstruir sucesos acaecidos en el pasado

Contacto erosivo entre margocalizas cretácicas y paleodunas pleistocenas.AGEIB

Cuando los dinosaurios dominaban el Planeta, a principios del Jurásico, hace aproximadamente entre 200 y 193 millones de años, lo que hoy es Mallorca formaba parte de una plataforma marina en el margen occidental del antiguo océano Tetis, que estaba limitado por dos masas terrestres, Gondwana y Laurasia, formando el supercontinente Pangea. En el Liásico superior (hace 193 m.a.) el bloque comenzó a disgregarse y la plataforma a hundirse, produciéndose una sedimentación que continúa hasta el Cretácico superior, hace unos 135 millones de años. El movimiento de las placas tectónicas fue cerrando paulatinamente el océano Tetis, -un proceso que demoró unos 100 millones de años-, y que acabó con el gran plegamiento alpino que formó las principales cordilleras del Sur de Europa y Asia, como los Pirineos, los Alpes y el Himalaya, y configuró los continentes de manera muy parecida a la actual.

La corteza terrestre se ha ido modelando durante miles de millones de años, muchos materiales que pisamos han estado en el fondo de antiguas cuencas marinas, y en lugares lejanos a la costa, a grandes altitudes, como la meseta del Tibet, se encuentran fósiles marinos. Comprender la vastedad del tiempo geológico no es fácil, pero si pudiéramos comprimir la edad de la Tierra, 4.500 millones de años, en un día y la hora 0:00 fuera la de su formación, sobre las 2 de la madrugada aparecerían las rocas más antiguas conocidas, sobre las 5 los seres vivos más antiguos, y todavía tendríamos que esperar a las 20:00 h para ver las plantas y los animales terrestres. En este calendario, los dinosaurios solo vivieron una hora, entre las 22:00 y las 23:00 h, los mamíferos comenzaron su existencia un minuto después y, al filo de la media noche, sobre las 23: 59, aparecieron los primeros seres humanos; toda la historia que conocemos ha ocurrido en el último segundo.

Si entendemos qué hay detrás de lo que vemos, el paisaje nos permite viajar en el tiempo, las piedras, en cierta forma, hablan, aunque su lenguaje sea difícilmente comprensible. Interpretarlo y traducirlo a la sociedad es el objetivo de Geolodía, una iniciativa de divulgación que, a través de visitas guiadas, busca que miremos al suelo y comencemos a verlo con ojos geológicos. Para realizar esta actividad se escogen enclaves en los que ha quedado registrada cierta información geológica relevante que permita reconstruir sucesos acaecidos miles o millones de años atrás.

En Mallorca, el lugar elegido este año es la península de Artá, una zona caracterizada por sus espectaculares paisajes montañosos y costeros. Esta zona de las Sierras de Levante, formada casi íntegramente por una potente serie del Cretácico inferior (145-100 m.a.), es el punto de la isla donde mejor se puede estudiar su estratigrafía.

La ruta parte de Cala Torta, continúa en Cala Mitjana y Cala Estreta, finalizando el recorrido en ses Maganetes, un trayecto en el que se podrá pasar del Cretácico al Pleistoceno y Holoceno, en pocos metros. Una máquina del tiempo excepcional que nos llevará desde la época en que se estaba produciendo la rotura y la separación de Pangea, cuando las aguas contaban con una amplia muestra de invertebrados, como los ammonites, que han dejado su huella en los fósiles, al Pleistoceno, hace unos 100.000 años, como quien dice, antes de ayer, cuando se paseaba por este territorio el caprino endémico Myotragus balearicus, dejando marcadas sus pisadas en la superficie rocosa.

En el itinerario Geología de la Costa Nord d’Artà, un recorrido de 135 millones de años, se verán rocas que corresponden al periodo Cretácico y que representan fondos marinos profundos que muchos millones de años más durante la formación de Mallorca, se levantarían hasta quedar por encima del nivel del mar.

En claro contraste con estos materiales el resto de formaciones geológicas tiene una antigüedad mucho menor y su origen se sitúa en un contexto en que la Isla ya se había formado y presentaba gran parte de sus rasgos actuales. Se trata de playas, dunas y travertinos correspondientes al periodo Cuaternario, que empieza hace 2,5 millones de años y continúa aún hoy en día.

La ruta tiene la primera parada en el ‘slump’ de Cala Torta, un deslizamiento que se produce cuando un episodio de inestabilidad, como un terremoto, provoca el desplazamiento de una gran masa de sedimento no consolidado una distancia relativamente corta. El resultado es una deformación local de los estratos, que dan formas onduladas y caóticas, destacando en relación a los de su alrededor, que se encuentran perfectamente ordenados.

El segundo punto de interés se encuentra en el margen occidental de Cala Torta, donde todavía se conservan restos de playas fósiles del Pleistoceno formados por conglomerados de cantos rocosos en una matriz de arenas endurecidas, con algunos restos de moluscos marinos y terrestres. Todos estos materiales están parcialmente cubiertos en la cala por el gran sistema de dunas actual.

En la tercera parada, Cala Mitjana, las dunas remontantes fósiles creadas por la acción del viento contra los acantilados costeros en el Pleistoceno y los materiales del Cretácico que hay debajo forman una discordancia angular, es decir, los estratos de ambas unidades litológicas no son paralelos entre sí.

En Cala Estreta, el siguiente lugar de la ruta, se puede apreciar la estratificación de las dunas fósiles, y a media ladera vuelven a aparecer las calizas cretácicas que, en esta zona, contienen fósiles de ammonites, un tipo de moluscos cefalópodos extintos provistos de una concha externa segmentada que les permitía flotar en la columna de agua. Tienen una gran importancia a nivel científico, ya que muchas de sus especies se consideran fósiles guía, es decir, que ayudan a datar los niveles donde se encuentran. En esta cala también pueden apreciarse pequeñas depresiones en la superficie rocosa que corresponden a pisadas de Myotragus.

El recorrido finaliza en Ses Maganetes, donde se puede observar, a la salida de un pequeño torrente, unos extraños escalones rocosos de color marrón claro que se corresponden a coladas travertínicas de carbonato cálcico. Su formación es un proceso geológico relativamente rápido, muchas veces ligado a saltos de agua. El travertino constituye un valioso material, tanto desde el punto de vista paleoclimático como paleontológico, ya que los isótopos de oxígeno del carbonato cálcico pueden ser utilizados para determinar la temperatura en el momento de su formación, y suelen contener fósiles de restos vegetales y animales.

El ‘slump’ de Cala Torta, inicio del itinerario de Geolodía en Mallorca,AGEIB

Con el lema «Mira lo que pisas», la edición del Geolodía19 tendrá lugar el fin de semana del 11-12 de mayo en 56 provincias y lugares de toda España. En Baleares, al recorrido de Mallorca se une el de Menorca e Ibiza; el primero realiza una ruta por una de las playas más emblemáticas de la Isla, la de Cavalleria, para conocer su mapa geológico, sus rocas, la falla que cruza la zona y cómo se ha formado su arena. En el caso de Ibiza, el recorrido va desde Cala Salada hasta Ses Fontanelles, para descubrir los diferentes tipos de materiales cuaternarios, las calizas fosilíferas del Cretácico inferior y la formación de un arco litoral.

Geolodía comenzó a organizarse en Teruel en 2005 y, año tras año, se han ido sumando nuevos lugares. La iniciativa está coordinada por la Sociedad Geológica de España (SGE) y la Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra (AEPECT) con el patrocinio del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

En Baleares esta actividad está organizada por la Associació de Geólegs de les Illes Balears (AGEIB).

Comparteix

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
vídeo d'IB3 i article a El Mundo